El abogado, ¿Ocaso del deber?

Paola Andrea Jurado Torres, Julian Eduardo Prada Uribe

Resumen


El ser humano, antes que profesional, es persona y como tal
debe observar las normas morales, el verdadero jurista debe
complementar su formación con la ética, a manera de directriz crítica de
sus conocimientos teóricos en la práctica profesional.
A lo largo de su carrera, el abogado deberá participar en muchos
litigios, pero éstos irán más allá de la realidad objetiva, y se trasladarán
al orden moral; deberá decidir entre lo correcto en la teoría positiva y lo
correcto según su conciencia, y en base a ésta, tomará su decisión.
Es por esto que es urgente e imprescindible posicionar la Deontología
Jurídica como conector directo entre la ética y la práctica del Derecho;
con el objeto de incorporar sus principios al derecho, más que en el plano
teórico, en la práctica integral del mismo, como eje de la formación del
abogado en su primigenia finalidad, la justicia.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas

Centro de Investigaciones Socio Jurídicas - Laureano Gómez Serrano

Universidad Autónoma de Bucaramanga - UNAB

revistaestrado@unab.edu.co